“El que durmió bajo techo propio gracias a Juan Perón y Evita no se lo olvida más”

30 Ene

Tiempo Argentino 30 de enero 2012

Convocados por el Centro de Estudios Históricos de La Matanza, 15 investigadores matanceros indagaron los orígenes del partido más populoso del Conurbano Bonaerense. Pasado y vigencia del peronismo en el sentir popular.
 

La Matanza reúne ciertas características que la hacen una referencia aparte dentro del amplio territorio que se conoce con el nombre de Conurbano Bonaerense. Es el único partido que comprende a los tres anillos del Gran Buenos Aires, integra a 15 localidades y, según el último censo, 1.772.310 personas viven en su interior constituyéndolo como el partido más poblado de la provincia de Buenos Aires y el segundo a escala nacional, después de la urbe porteña.
La historia y el origen del partido eran una tarea pendiente hasta ahora, en materia bibliográfica. Pero con el empuje del Centro de Estudios Históricos de La Matanza (CEHLaM) y de Alejandro Enrique, periodista e historiador autodidacta, y el aporte insoslayable de matanceros de todos los lugares, se acaba de publicar el libro La Matanza, historia de sus pueblos.
El escrito está dividido en 16 capítulos. Cada uno tiene un autor distinto que cuenta la historia de su respectiva localidad. El primer capítulo narra el origen del partido, en tiempos fundacionales en los que Diego de Mendoza, hermano del conquistador Pedro, cayó en manos de los bravos querandíes que resistían a la avanzada española. Enrique, compilador y autor de los capítulos dedicados a Isidro Casanova y Virrey del Pino, dialogó con Tiempo Argentino sobre los motivos del libro y contó algunas curiosidades matanceras que echan por tierra los prejuicios de larga data que los sectores privilegiados suelen tener respecto al municipio más grande y populoso del conurbano.


 
–¿Cómo surgió inicialmente la idea que derivó en este libro sobre la historia de los pueblos de La Matanza?
–En 2008, publiqué un primer libro sobre la historia de Isidro Casanova con el objetivo de divulgar la historia local en las escuelas, en los centros culturales y bibliotecas. A medida que fue circulando, los vecinos me preguntaban si no había trabajos sobre otras localidades de La Matanza. Eso me sirvió para darme cuenta de que la inquietud y la demanda existían por parte de la comunidad. En 2010, saqué el segundo libro sobre la historia de Casanova en lo que es parte de una trilogía que se completa este año. Y la gente me seguía preguntando sobre algún libro que contara la historia de las distintas localidades. Eso me llevó a tomar contacto con otros historiadores que habían publicado algún material y con otros que habían realizado investigaciones potencialmente publicables. Entonces, se nos ocurrió desde el Centro de Estudios Históricos –que es una entidad civil de bien público– publicar un libro que comprenda a los 15 pueblos matanceros.
–¿Y cómo fue el proceso de articular a los autores y a sus distintos trabajos?
–Y, fui encontrando las investigaciones que faltaban con el contacto de otros historiadores, y preguntando en los medios locales. Yo soy periodista en un periódico de Isidro Casanova, entonces el laburo de andar por la calle me vinculó con gente que estaba en el palo. Los perfiles que fui encontrando fueron variados, pero tenían en común que estaban todos interesados en la historia de su pueblo. Y encontré muchas personas que se han dedicado a esto, que no tienen que ver con lo académico y tampoco con lo periodístico. Por ejemplo, está el caso de Leonardo Racedo, el investigador de Rafael Castillo, que es veterinario y que se interesó por saber la historia de su barrio. 
–¿Cuánta importancia se le dio al relato oral en las distintas historias matanceras?
–En mi caso, el relato oral lo utilizo como disparador y para darle color a la narración. Después trato de documentar con archivos de distintas épocas para ratificar las anécdotas de los vecinos.
–¿Cada localidad es un mundo aparte dentro del partido o son más las semejanzas que las diferencias?
–Ramos Mejía y San Justo fueron siempre los dos pueblos más prósperos, el primero por ser el único por el que pasa el Ferrocarril Sarmiento y porque facilitaba mucho las comunicaciones. San Justo, por ser el centro administrativo-político, siempre tuvo mucho comercio y las familias más adineradas vivían ahí. Y el tercer caso sería Ciudad Evita, que surge de un proyecto urbanístico a fines de la década de 1940, mediante el envión que le dio el gobierno peronista. A lo largo del libro, se nota cómo las otras localidades entrecruzan sus orígenes porque todas nacieron a partir de un intento comercial, un loteo de tierras que hace un privado con autorización del Estado. Todas estas localidades tuvieron como origen las mismas dificultades: falta de luz, agua, asfalto.
–¿Cómo se explica el arraigo que tiene el peronismo en La Matanza?
–Hay distintos motivos. Al estar compuesta por localidades que fueron creciendo a través de los loteos que se hicieron en la década de 1940, en esos años, se generó una explosión demográfica a raíz de la mano de obra que generó el peronismo. Los obreros empezaron a comprar muchos de esos pequeños terrenos loteados. Quienes se radicaron en esos años, sin duda que reconocieron que el peronismo era la principal causa de que tuvieran trabajo, casa, aguinaldo, jubilación, vacaciones. Esas cosas no se olvidan. El que durmió bajo techo propio gracias a Juan Perón y Evita no se lo olvida más. Hoy los chicos que están recibiendo la primera netbook no se lo van a olvidar como aquellos que recibieron el colchón y la máquina de coser de manos de Evita. Después también se da el otro fenómeno: cuando el peronismo se consolidó como partido de gobierno en La Matanza, se construyó el aparato detrás. Pero, el aparato no puede hacer nada por sí solo. Hoy mismo, la obra pública que hay acá es indiscutible y está a la vista. Desde 2003, La Matanza cambió muchísimo con la Ruta 3, hospitales nuevos, puentes y una cantidad incontable de calles asfaltadas.  <

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: