Sobre las Malvinas, un debate lleno de opiniones

29 Ene

La Nacion 29 de enero 2012

Después de las declaraciones de Cameron, el tema se instaló en los medios; sorprendieron distintas propuestas para romper el status quo

    

El laberinto de Cameron

Un aeropuerto en la mitad del Atlántico sería la conexión británica a Malvinas

 

LONDRES (Para La Nacion).- Algo positivo resultó de las polémicas declaraciones del primer ministro David Cameron, que acusó al gobierno argentino de “colonialista” por su política para las islas Malvinas: con ello logró abrir el debate entre los británicos sobre la soberanía de los territorios en el Atlántico Sur.

El tema formó parte de numerosos programas de radio y televisión aquí y aún alimenta las columnas de opinión y de cartas de lectores de los principales diarios.

Si bien la mayoría de la opinión se inclina a favor de la posición de los isleños (un 57% de acuerdo con una encuesta de The Sunday Times), algunas voces críticas y varias propuestas alternativas también comenzaron a escucharse.

En el principal programa televisivo de debate político semanal de la BBC, Question Time (Tiempo de preguntas), dos de los cinco panelistas se pronunciaron a favor de romper el statu quo.

La académica y escritora Germaine Greer calificó la situación actual de los isleños de una “anomalía” que debe ser resuelta, “quizá dándoles un asiento en la Cámara de los Comunes de modo de que formen realmente parte del Reino Unido”, lo que los obligaría a pagar impuestos como el resto de los británicos y a compartir con ellos las ganancias por las licencias pesqueras y una eventual regalía petrolera.

La primera parlamentaria del Partido Verde en Westminster, Caroline Lucas, consideró que las Malvinas son “un caso clásico de colonialismo” del cual Gran Bretaña tiene pocas razones para sentirse particularmente orgullosa.

“Tenemos que contemplar la posibilidad de entablar el diálogo con la Argentina sobre este tema, especialmente en el ámbito de las Naciones Unidas”, sostuvo.

Con el título “Britain can’t hold onto the Falkland Islands forever” (“Gran Bretaña no puede agarrarse a las islas Malvinas para siempre”), el prestigioso periodista Paul Routledge también se pronunció a favor del diálogo en la columna que publica semanalmente en el tabloide de tendencia laborista The Daily Mirror.

“Es posible que esta situación no cambie durante mi vida, pero me pregunto hasta cuándo va a durar la intransigencia. Ningún gobierno puede atarle las manos a su sucesor, y tanto laboristas como tories coquetearon con la idea de una copropiedad con los argentinos en el pasado”, recordó.

“Y díganme: ¿Por qué una pequeña colección de rocas, en su mayoría inhabitadas, en el Atlántico Sur y con la población de una pequeña villa inglesa determina la política del gobierno británico a perpetuidad? Cientos de miles de descendientes de británicos, sino millones, que viven en Kenya, Zimbabwe, Hong Kong, Malasia, Chipre y otros países del imperio, han tenido que aceptar el fin de su estatus de colonia, o volverse a sus casas. ¿Por qué los «falklanders» [malvinenses] son distintos?”, destacó.

Routledge desestimó el argumento de que hay razones de índole económica para mantener las islas bajo soberanía británica: “Tratar de defender una infraestructura petrolera agregaría enormemente a la factura de 130 millones de dólares anuales que pagamos por el ejército de ocupación de 1300 soldados que apoya artificialmente el estilo de vida inglés que se disfruta a 1500 kilómetros de aquí. Y la bonanza petrolera algún día se va extenuar también. ¿Qué van a hacer entonces los isleños? Sería más barato mudarlos a algún rincón del Reino Unido, si así lo desean. Y esto nos ahorraría bastante odio a nivel internacional”.

“El colonialismo no está más de moda en el siglo XXI – agregó-. No podemos ni siquiera contar con el apoyo de Estados Unidos. Washington ya llama a las islas Malvinas. Los que apoyan el statu quo argumentan que no podemos dejar las islas porque 255 soldados británicos perdieron allí la vida. Ese argumento es válido hoy. Pero también es cierto en el caso de los soldados que murieron peleando a los Mau Mau, o a los insurgentes en Malasia o a los terroristas Eoka en Chipre. Y, sin embargo, nosotros dejamos todos esos lugares y el paso del tiempo disminuyó su merecida memoria en todos, menos sus familiares y amigos. Tristemente, un día éste va a ser también el caso con el sacrificio hecho en la guerra de las Malvinas”.

Varios lectores escribieron al diario The Times para proponer que Gran Bretaña adopte el modelo de Hong Kong que revirtió a soberanía china tras 99 años de alquiler británico. En las páginas de The Belfast Telegraph, un lector sugirió incluso que se le diera a la Argentina la soberanía de la West Falkland (isla Gran Malvina) y que Gran Bretaña mantenga la de la East Falkland (isla Soledad).

“No quiero con esto sugerir que la Argentina tiene un derecho legítimo sobre las islas, pero si no encontramos una solución la posibilidad de otra guerra persiste. En la última se perdieron casi mil vidas. Debemos asegurarnos de que esto no se repita”, señaló el lector, identificado sólo con las iniciales JLB..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: